20101127

CINE 1: STOP MOTION

El stop motion, parada de imagen, paso de manivela o cuadro por cuadro es una técnica de animación que consiste en aparentar el movimiento de objetos estáticos por medio de una serie de imágenes fijas sucesivas. En general se denomina animaciones de stop motion a las que no entran en la categoría de dibujo animado, en la animación por ordenadores, que no fueron dibujadas ni pintadas, sino que fueron creadas tomando imágenes de la realidad.

Hay dos grandes grupos de animaciones stop motion: la animación con plastilina o cualquier otro material maleable, llamada en inglés claymation, y las animaciones utilizando objetos rígidos.

BLU, Blu, 2008.


A WOLF LOVES PORK, Takeuchi Taijin, 2009.

A la sombra de esta obra, han surgido interesantes producciones como ésta.

HER MORNING ELEGANCE, Oren Lavie, 2009.

Cómo se hizo "Her moning elegance", aquí

WALLACE AND GROMIT,

20101117

18º PREMIO DOY-OSTIA: "The Music Animation Machine" - de Stephen Malinowski.

Relativa lectura de música accesible para analfabetos. Un concepto músical visual revolucionario.

In the 1970s, composer, inventor and software engineer Stephen Malinowski envisioned an easier, more visual way of reading music scores. A friend of his suggested he animate the bar-graph scroll and another proposed doing it with a computer. In 1985, Malinowski created the first version of the Music Animation Machine and, a quarter century later, it remains a treasure trove of mesmerizing music visualizations.

VIDEOS DE Stephen Malinowski: CONCEPTO, VISUALIZACIÓN E INTERPRETACIÓN AL TECLADO (Cuando posible, y salvo indicación pertinente al final de cada video). www.musanim.com

- De Johann Pachelbel, Canon in D (donde se ve la correspondencia en partitura musical, y se relaciona la idea del Canon del Ave Lira, de la entrada CLCNLB anterior).



- De Wolfgang Amadeus Mozart (y en este caso, por pura satisfacción personal, tras haber sido espectador en vivo -y lleno de emociones encontradas- en el teatro Mariinski de San Petersburgo el mes pasado), "Las bodas de Fígaro, Obertura". *Gracias a Alazne Gabilondo por acompañar y compartir.


- De Johan Sebastian Bach, "Aire" en G, para orquesta de cuerda
(También con la partitura).


- De Ludvig Van Beethoven, "Para Elisa", Piano solo. Bagatelle in A minor WoO59. (Donde además de la visualización y la correspondencia en partitura, vemos las manos de S. Malinowski tocando la pieza).

- También de Beethoven, "5a Sinfonia, primer mov. Allegro con brío" (No os perdais esta visualización!).


- De Wolfgang Amadeus Mozart, "Sinfonía nº40 en G Minor", (primer mov.).

- También de Mozart, "Eine Kleine Nachtmusik" (Serenade nº13 in G major, primer mov., Allegro. K525).


- También De Johann Sebastian Bach, "Tocata y fuga en D Minor".

- También de Bach -y muy sencillita; se ve muy clara- , "Well-Tempered Clavier, Libro 1, BWV 865, Prelude 20 in A minor".

- De Claude Debussi, "Sonata Claro de Luna".


- De Frédéric Chopin, "Etude" (Solo de piano, Op.10 #10).


- También de Ludwig Van Beethoven, "La gran fuga" (Cuarteto de cuerda. Op. 133).

(No os perdais los comentarios sobre esta pieza, a lo largo del video).

*S.M. probó otras formas de representación visual de la música. Personalmente, me parecen hermosos planteamientos lúdicos y visualmente estimulantes, pero fallidos en cuanto a la capacidad de representación de la música en sí. Desde mi posición de público lego, las consiero menos claras, menos ricas en matices y fidelidad a las partituras originales.

- Aquí tenéis una muestra de ello: De nuevo Frédéric Chopin, "Nocturne", Op.27 #2, Piano solo.


- Aquí se ve cierta evolución en la visualización original, preludio de que vendrá. De Antonio Vivaldi, "Invierno, Las cuatro estaciones", (Allegro).


- Y aquí, de Claude Debussy, "Arabesque #1, Piano solo".


- Y para cerrar esta entrada, y volviendo al formato inicial de The Music Animation Machine, De Georg Friedrich Hendel, "Hallelujah" Coro de El Mesías. (Donde se intenta una visualización de la coral, además de la orquestación)


- Hay más videos por ahí, pero total, no creo que apenas nadie llegue a escuchar ni leer hasta aquí... Si llegáis a leer esto, por favor, dejadme algún comentario! Gracias!

20101116

AVE LIRA que delira! - *****Delirante!

* Sugiero que primero escuchéis el video tal cual es, activando Play en sólo una de las cuatro ventanas... Merece la pena. Y luego, sí, a crear!

video video video video

-Para acompañar adecuadamente al Ave Lira en su canto, y en honor a su forma musical, os planteo que montéis vuestro propio Canon avícola a cuatro voces... (Con que sólo activéis Play en las cuatro ventanas, ya tendréis una delirante composición que maravillaría a la mismísima Ave Lira).

- O a ver si conseguís sincronizar las 4 para que suenen al unísono... Tiene gracia también dejar un mínimo retardo, y que haga efecto "palacio de deportes con megafonía bananera"... Las posibilidades son casi infinitassss!

-Increíble el Ave Lira que delira, no? También habría que considerarla Criatura del Señor...?

- Y también es gracioso, y digno de mención, que a lo largo del reportaje, más de una vez dudamos de si está de coña o no... Pero claro, a ese narrador le creeríamos lo que le diese la gana contarnossss...!

- LARGA VIDA AL AVE LIRA! LARGA VIDA A LA BIODIVERSIDAD ANIMAL!

20101114

LMP, AUTORRETRATOS. Un talento emergente! (Self portrait photography)

Como sabemos, la fotografía es la ciencia y el arte de obtener imágenes duraderas por la acción de la luz. Es el proceso de capturar imágenes y fijarlas en un medio material sensible a la luz. Basándose en el principio de la cámara oscura, se proyecta una imagen captada por un pequeño agujero sobre una superficie, de tal forma que el tamaño de la imagen queda reducida y aumentada su nitidez. Con ayuda de la ciencia óptica, la capacidad de representación de esa realidad en una imagen bidimensional llegó al punto de considerarse referencia veraz y "objetiva".



Para conservar esta imagen, las cámaras fotográficas utilizaban hasta hace pocos años una película sensible, que hoy en día ha sido sustituída -mayoritariante- por sensores CCD y CMOS, y memorias digitales de almacenamiento informático.















El término fotografía procede del griego φως phos ("luz"), y γραφίς grafis ("diseñar", "escribir") que, en conjunto, significa "diseñar/escribir/grabar con la luz".

El desarrollo de la tecnología ha propiciado el uso masivo de la cámara, dando a veces lugar a trabajos tan interesantes como esta serie de autorretratos en los que el proceso creativo es explosivo, y el resultado comunica toda la fuerza, la inocencia, y el grito de necesidad de búsqueda a través de la imagen.


El autorretrato es uno de los ejercicios de análisis más profundos que puede hacer un artista. Implica escrutarse el rostro y conocerse hasta tal punto que la expresión que tenga en ese momento se traduzca en la imagen obtenidaEsta serie es una entre un millón, de acuerdo; todos pasamos hoy en día por procesos de análisis a través del autorretrato. Los móviles tienen cámaras, y mirarnos a nosotros mismos es natural. Pero lograr plasmar de esta forma un momento, una mirada, una verdad de presencia, es algo digno de mención.



Talento en bruto, y sin pretensiones. Eureka al primer intento.
Y ahora sí, ¿Qué pasaría si la autora de estas imágenes (de sólo catorce años) se tomara "en serio" su capacidad creativa? ¿Qué proyectos podría estar desarrollando en poco tiempo? ¿O tú mismo, o cualquiera de nosotros?




Hablando hoy mismo con ella, me contaba lo que tenía que estudiar como tarea del cole. Fuerza de voluntad y memoria es lo que más se sigue reforzando en la escuela. ¿Puede ser que esta chica no sepa que tiene talento? ¿Que nadie lo refuerce, lo riegue, lo aliente? Y volvemos a Sir Ken Robinson...

20101110

AMOR Y PAREJA 1: ENLIGHTMENT & TRUE HAPPINESS IN LOVE

By PAUL KAIHLA — Kim Eng conducted a Q&A with her spiritually-famous lover about the lessons of their relationship. The dialogue is startling for its courage and clarity and offers a rare insight into their private world.


During my travels, one of the most frequently asked questions is, "What is it like to be in relationship with an enlightened being?"

Why this question? Perhaps they have the idea or image of an ideal relationship, and want to know more about it. Perhaps their mind wants to project itself to a future time when they, too, will be in an ideal relationship and find themselves through it.


As long as I have the idea in my head , "I have a relationship," or "I am in a relationship," no matter with whom, I suffer. This I have learned.

With the concept of "relationship" come expectations, memories of past relationships, and further personally and culturally conditioned mental concepts of what a "relationship" should be like. Then I would try to make reality conform to these concepts. And it never does. And again I suffer.


The fact of the matter is: there are no relationships. There is only the present moment, and in the moment there is only relating. How we relate, or rather how well we love, depends on how empty we are of ideas, concepts, expectations.





Recently, I asked Eckhart to say a few words on the ego's search for "love relationships." Our conversation quickly went deeper to touch upon some of the most profound aspects of human existence. Here's what he said:



Eckhart Tolle: What is conventionally called "love" is an ego strategy to avoid surrender. You are looking to someone to give you that which can only come to you in the state of surrender. The ego uses that person as a substitute to avoid having to surrender. The Spanish language is the most honest in this respect. It uses the same verb, te quiero, for "I love you" and "I want you." To the ego, loving and wanting are the same, whereas true love has no wanting in it, no desire to possess or for your partner to change.

The ego singles someone out and makes them special. It uses that person to cover up the constant underlying feeling of discontent, of "not enough," of anger and hate, which are closely related. These are facets of an underlying deep seated feeling in human beings that is inseparable from the egoic state.

When the ego singles something out and says, "I love," this or that, it's an unconscious attempt to cover up or remove the deep-seated feelings that always accompany the ego: the discontent, the unhappiness, the sense of insufficiency that is so familiar. For a little while, the illusion actually works. Then inevitably, at some point, the person you singled out, or made special in your eyes, fails to function as a cover up for your pain, hate, discontent or unhappiness which all have their origin in that sense of insufficiency and incompleteness.

Then, out comes the feeling that was covered up, and it gets projected onto the person that had been singled out and made special, who you thought would ultimately "save you." Suddenly love turns to hate. The ego doesn't realize that the hatred is a projection of the universal pain that you feel inside. The ego believes that this person is causing the pain. It doesn't realize that the pain is the universal feeling of not being connected with the deeper level of your being - not being at one with yourself.

The object of love is interchangeable, as interchangeable as the object of egoic wanting. Some people go through many relationships. They fall in love and out of love many times. They love a person for a while until it doesn't work anymore, because no person can permanently cover up that pain.

Only surrender can give you what you were looking for in the object of your love. The ego says surrender is not necessary because I love this person. It's an unconscious process of course. The moment you accept completely what is, something inside you emerges that had been covered up by egoic wanting. It is an innate, indwelling peace, stillness, aliveness. It is the unconditioned, who you are in your essence. It is what you had been looking for in the love object. It is yourself. When that happens, a completely different kind of love is present which is not subject to love / hate.


It doesn't single out one thing or person as special. It's absurd to even use the same word for it. Now it can happen that even in a normal love / hate relationship, occasionally, you enter the state of surrender. Temporarily, briefly, it happens: you experience a deeper universal love and a complete acceptance that can sometimes shine through, even in an otherwise egoic relationship. If surrender is not sustained, however, it gets covered up again with the old egoic patterns. So, I'm not saying that the deeper, true love cannot be present occasionally, even in a normal love / hate relationship. But it is rare and usually short-lived.

Whenever you accept what is, something deeper emerges then what is. So, you can be trapped in the most painful dilemma, external or internal, the most painful feelings or situation, and the moment you accept what is, you go beyond it, you transcend it. Even if you feel hatred, the moment you accept that this is what you feel, you transcend it. It may still be there, but suddenly you are at a deeper place where it doesn't matter that much anymore.

The entire phenomenal universe exists because of the tension between the opposites. Hot and cold, growth and decay, gain and loss, success and failure, the polarities that are part of existence, and of course part of every relationship.

KE: Then it's correct to say, we can never get rid of the polarities?

ET: We cannot get rid of polarities on the level of form. However, you can transcend the polarities through surrender. You are then in touch with a deeper place within yourself where, as it were, the polarities no longer exist. They continue to exist on the outer level. However, even there, something changes in the way in which the polarities manifest in your life when you are in a state of acceptance or surrender. The polarities manifest in a more benign and gentle way.

The more unconscious you are, the more you are identified with form. The essence of unconsciousness is this: identification with form, whether it is an external form (a situation, place, event or experience), a thought form or an emotion. The more attached to form, the more unsurrendered you are, and the more extreme, violent or harsh your experience of the polarities becomes.

There are people on this planet who live virtually in hell and on the same planet there are others who live a relatively peaceful life. The ones who are at peace inside will still experience the polarities, but in a much more benign way, not the extreme way in which many humans still experience them. So, the way in which the polarities are experienced does change. The polarities themselves cannot be removed, but one could say, the whole universe becomes somewhat more benevolent. It's no longer so threatening. The world is no longer perceived as hostile, which is how the ego perceives it.

KE: If awakening or living a life in an awakened state does not change the natural order of things, duality, the tension between the opposites, what does living a life in the awakened state do? Does it affect the world, or only one's subjective experience of the world?

ET: When you live in surrender, something comes through you into the world of duality that is not of this world.

KE: Does that actually change the outer world?

ET: Internal and external are ultimately one. When you no longer perceive the world as hostile, there is no more fear, and when there is no more fear, you think, speak and act differently. Love and compassion arise, and they affect the world. Even if you find yourself in a conflict situation, there is an outflow of peace into the polarities. So then, something does change. There are some teachers or teachings that say, nothing changes. That is not the case. Something very important does change. That which is beyond form shines through the form, the eternal shines through the form into this world of form.

KE: Is it right to say that it is your lack of "reaction against," your acceptance of the opposites of this world, that brings about changes in the way the opposites manifest?

ET: Yes. The opposites continue to happen, but they are not fueled by you anymore. What you said is a very important point: the "lack of reaction" means that the polarities are not fueled. This means, you often experience a collapse of the polarities, such as in conflict situations. No person, no situation is made into an "enemy."


KE: So, the opposites, instead of becoming strengthened, become weakened. And perhaps this is how they begin to dissolve.


ET: That's right. Living in that way is the beginning of the end of the world.


© KIM ENG, 2004



*Eckhart Tolle es PREMIO DOY-OSTIA 2 de noviembre 2010.

How to make love work: Ban the word “relationship”

By PAUL KAIHLA — Eng conducted a Q&A with her spiritually-famous lover about the lessons of their relationship. The dialogue is startling for its courage and clarity and offers a rare insight into their private world.

During my travels, one of the most frequently asked questions is, "What is it like to be in relationship with an enlightened being?"

Why this question? Perhaps they have the idea or image of an ideal relationship, and want to know more about it. Perhaps their mind wants to project itself to a future time when they, too, will be in an ideal relationship and find themselves through it.

What is it like to be in relationship with an enlightened being?

As long as I have the idea in my head , "I have a relationship," or "I am in a relationship," no matter with whom, I suffer. This I have learned.

With the concept of "relationship" come expectations, memories of past relationships, and further personally and culturally conditioned mental concepts of what a "relationship" should be like. Then I would try to make reality conform to these concepts. And it never does. And again I suffer.

The fact of the matter is: there are no relationships. There is only the present moment, and in the moment there is only relating.

How we relate, or rather how well we love, depends on how empty we are of ideas, concepts, expectations.



Recently, I asked Eckhart to say a few words on the ego's search for "love relationships." Our conversation quickly went deeper to touch upon some of the most profound aspects of human existence. Here's what he said:

Eckhart Tolle: What is conventionally called "love" is an ego strategy to avoid surrender. You are looking to someone to give you that which can only come to you in the state of surrender. The ego uses that person as a substitute to avoid having to surrender. The Spanish language is the most honest in this respect. It uses the same verb, te quiero, for "I love you" and "I want you." To the ego, loving and wanting are the same, whereas true love has no wanting in it, no desire to possess or for your partner to change.

The ego singles someone out and makes them special. It uses that person to cover up the constant underlying feeling of discontent, of "not enough," of anger and hate, which are closely related. These are facets of an underlying deep seated feeling in human beings that is inseparable from the egoic state.

When the ego singles something out and says, "I love," this or that, it's an unconscious attempt to cover up or remove the deep-seated feelings that always accompany the ego: the discontent, the unhappiness, the sense of insufficiency that is so familiar. For a little while, the illusion actually works. Then inevitably, at some point, the person you singled out, or made special in your eyes, fails to function as a cover up for your pain, hate, discontent or unhappiness which all have their origin in that sense of insufficiency and incompleteness.

Then, out comes the feeling that was covered up, and it gets projected onto the person that had been singled out and made special, who you thought would ultimately "save you." Suddenly love turns to hate. The ego doesn't realize that the hatred is a projection of the universal pain that you feel inside. The ego believes that this person is causing the pain. It doesn't realize that the pain is the universal feeling of not being connected with the deeper level of your being - not being at one with yourself.

The object of love is interchangeable, as interchangeable as the object of egoic wanting. Some people go through many relationships. They fall in love and out of love many times. They love a person for a while until it doesn't work anymore, because no person can permanently cover up that pain.

Only surrender can give you what you were looking for in the object of your love. The ego says surrender is not necessary because I love this person. It's an unconscious process of course. The moment you accept completely what is, something inside you emerges that had been covered up by egoic wanting. It is an innate, indwelling peace, stillness, aliveness. It is the unconditioned, who you are in your essence. It is what you had been looking for in the love object. It is yourself. When that happens, a completely different kind of love is present which is not subject to love / hate.

It doesn't single out one thing or person as special. It's absurd to even use the same word for it. Now it can happen that even in a normal love / hate relationship, occasionally, you enter the state of surrender. Temporarily, briefly, it happens: you experience a deeper universal love and a complete acceptance that can sometimes shine through, even in an otherwise egoic relationship. If surrender is not sustained, however, it gets covered up again with the old egoic patterns. So, I'm not saying that the deeper, true love cannot be present occasionally, even in a normal love / hate relationship. But it is rare and usually short-lived.

Whenever you accept what is, something deeper emerges then what is. So, you can be trapped in the most painful dilemma, external or internal, the most painful feelings or situation, and the moment you accept what is, you go beyond it, you transcend it. Even if you feel hatred, the moment you accept that this is what you feel, you transcend it. It may still be there, but suddenly you are at a deeper place where it doesn't matter that much anymore.

The entire phenomenal universe exists because of the tension between the opposites. Hot and cold, growth and decay, gain and loss, success and failure, the polarities that are part of existence, and of course part of every relationship.

KE: Then it's correct to say, we can never get rid of the polarities?

ET: We cannot get rid of polarities on the level of form. However, you can transcend the polarities through surrender. You are then in touch with a deeper place within yourself where, as it were, the polarities no longer exist. They continue to exist on the outer level. However, even there, something changes in the way in which the polarities manifest in your life when you are in a state of acceptance or surrender. The polarities manifest in a more benign and gentle way.

The more unconscious you are, the more you are identified with form. The essence of unconsciousness is this: identification with form, whether it is an external form (a situation, place, event or experience), a thought form or an emotion. The more attached to form, the more unsurrendered you are, and the more extreme, violent or harsh your experience of the polarities becomes.

There are people on this planet who live virtually in hell and on the same planet there are others who live a relatively peaceful life. The ones who are at peace inside will still experience the polarities, but in a much more benign way, not the extreme way in which many humans still experience them. So, the way in which the polarities are experienced does change. The polarities themselves cannot be removed, but one could say, the whole universe becomes somewhat more benevolent. It's no longer so threatening. The world is no longer perceived as hostile, which is how the ego perceives it.

KE: If awakening or living a life in an awakened state does not change the natural order of things, duality, the tension between the opposites, what does living a life in the awakened state do? Does it affect the world, or only one's subjective experience of the world?

ET: When you live in surrender, something comes through you into the world of duality that is not of this world.

KE: Does that actually change the outer world?

ET: Internal and external are ultimately one. When you no longer perceive the world as hostile, there is no more fear, and when there is no more fear, you think, speak and act differently. Love and compassion arise, and they affect the world. Even if you find yourself in a conflict situation, there is an outflow of peace into the polarities. So then, something does change. There are some teachers or teachings that say, nothing changes. That is not the case. Something very important does change. That which is beyond form shines through the form, the eternal shines through the form into this world of form.

KE: Is it right to say that it is your lack of "reaction against," your acceptance of the opposites of this world, that brings about changes in the way the opposites manifest?

ET: Yes. The opposites continue to happen, but they are not fueled by you anymore. What you said is a very important point: the "lack of reaction" means that the polarities are not fueled. This means, you often experience a collapse of the polarities, such as in conflict situations. No person, no situation is made into an "enemy."


KE: So, the opposites, instead of becoming strengthened, become weakened. And perhaps this is how they begin to dissolve.


ET: That's right. Living in that way is the beginning of the end of the world.

20101107

LA HORA 11 (THE 11TH HOUR) - Película-Documental sobre ecología.

©2007 WARNER INDEPENDENT MOVIES, USA
La hora 11 describe el último momento en el que es posible cambiar la conciencia sobre nuestro planeta. La pelí­cula explora cómo la humanidad ha llegado a este momento: cómo vivimos, el impacto que producimos sobre los ecosistemas y lo que podemos hacer para cambiar nuestra trayectoria. Expertos de todo el mundo dialogan con más de cincuenta de los cientí­ficos, pensadores y lí­deres más importantes del momento, que presentan los hechos y hablan sobre los aspectos más urgentes a los que se enfrentan nuestro planeta y la humanidad. La narración y conducción de la misma corre a cargo del actor Leonardo DiCaprio que se implicó personalmente en la producción de la misma.

La hora 11 es una mirada sobre la crisis ecológica actual, concretada en fenómenos tales como la sequí­a, el hambre, las inundaciones o la lluvia ácida, entre otras secuelas que el planeta sufre a causa del cambio climático. El documental incluye soluciones prácticas para ayudar a restaurar los ecosistemas del planeta.

El avance de esta película-documental tuvo lugar en el 60º Festival Anual de Películas en Cannes (16 al 27 de mayo de 2007) y ésta fue estrenada el 17 de agosto de 2007, en el mismo año del 4º Reporte de Medio Ambiente, realizado por la ONU para medir el calentamiento global.

PODEMOS VER LA PELÍCULA COMPLETA EN NUEVE CORTES COLGADOS EN YOUTUBE. VO. SUBTITULADA EN CASTELLANO.
DURACIÓN TOTAL: 95 MINUTOS. SI LA VEIS, DEJAD AVISO.











Dirección: Nadia Conners, Leila Conners Petersen
Producción: Leonardo DiCaprio
Guión: Nadia Conners, Leonardo DiCaprio, Leila Conners Petersen
Música: Alan Silverstry, Jean-Pascal Beintus, Eric Avery
Reparto: Leonardo DiCaprio, Stephen Hawking, Thom Hartmann, Mikhail Gorvachev, Silvia Earle, James Woolsey, Andrew Weil, William McDonough, Paul Hawken, Wangari Maathai, David Suzuki, Andy Lipkis, David Orr.

©2007 WARNER INDEPENDENT MOVIES, USA

*SI PREFERÍS ESCUCHARLO DOBLADO AL CASTELLANO Y SIN CORTES, PINCHAD AQUÍ.

(Ale! Y ahora, a seguir durmiendo!)

20101102

17º PREMIO DOY-OSTIA: Eckhart Tolle - EL PODER DEL AHORA

Nació como Ulrich Tolle en Alemania, el 16 de febrero de 1948. Vivió con su padre en España desde los 13 hasta los 20 años (1961-1968), cuando se trasladó a Inglaterra. No recibió una educación formal en España, aunque sí recibió cursos de idiomas y otras materias. Acudió a la escuela nocturna para cumplir los requisitos de admisión para entrar en las universidades inglesas, y Estudió en las Universidades de Londres y Cambridge.
Desde 1996 Tolle vive en Vancouver, British Columbia, Canada.

Eckhart Tolle afirma haber experimentado un despertar espiritual a los 29 años, después de padecer largos periodos de depresión. Su ensayo El Poder del Ahora enfatiza la importancia de ser consciente del momento presente para no perderse en los pensamientos. En su opinión, el presente es la puerta de acceso a una elevada sensación de paz. Afirma que "Ser Ahora" conlleva na conciencia que está más allá de la mente, una conciencia que ayuda a trascender el "cuerpo del dolor" que es creado por la identificación con la mente y el ego. Su último libro Una Nueva Tierra, ahora explora la estructura del ego humano y cómo éste actúa para distraer a la gente de su experiencia presente en el mundo. También ha escrito El Silencio habla y Practicando el poder del ahora.

Tolle no está alineado con ninguna religión o tradición en particular. Sin embargo, en el libro Diálogos con maestros espirituales emergentes, de John W. Parker, Tolle ha reconocido una fuerte conexión con Jiddu Krishnamurti y Ramana Maharshi, y afirma que sus enseñanzas son una síntesis de las enseñanzas de estos dos maestros. Además, sostiene que escuchando y hablando con el maestro espiritual Barry Long, comprendió las cosas más profundamente. Las influencias a las que se hace referencia en El Poder del Ahora son los escritos de Meister Eckhart, Advaita Vedanta, "Un curso de milagros", el Sufismo y la poesía de Rumi, así como la escuela Rinzai de Budismo Zen. El libro también interpreta frases de Jesús, recogidas en Biblia. (Recogido de Wikipedia)

Las propuestas sencillas pero impactantes de Eckhart Tolle, están influyendo positivamente en la humanidad. Su condición de "Best-Seller", gracias al apoyo y proyección masiva de la periodista Oprah Winfrey ha permitido que su mensaje llegue a muchos. En mi opinión su estilo es directo y sencillo, y sus obras son tan accesibles como profundas. No pienso que escuchar a Tolle sea mejor que a Krishnamurti, a Thich Nhat Hanh o que al propio Buddha (¿cómo podría?), pero Eckhart Tolle es quien ha escrito estos libros maravillosos en nuestro tiempo, que han llevado a tantas personas el Mensaje, ES AQUÍ Y AHORA.

- Extracto de PRACTICANDO EL PODER DEL AHORA (y primer texto que leí de E.T.):


DE LAS RELACIONES ADICTIVAS A LAS RELACIONES ILUMINADAS



RELACIONES DE AMOR-ODIO
A menos que accedas a la frecuencia consciente de la presencia, todas las relaciones, y en particular las relaciones íntimas, acabarán fracasando y siendo disfuncionales. Puede que parezcan perfectas durante un tiempo, mientras estás «enamorado», pero esa perfección se altera invariablemente a medida que van produciéndose discusiones, conflictos, insatisfacciones y violencia emocional o incluso física…, momentos de tensión que suceden con creciente frecuencia. Parece que la mayoría de las «relaciones amorosas» pasan a convertirse muy pronto en relaciones de amor-odio. En ellas, el amor puede dar paso en un abrir y cerrar de ojos a una agresividad salvaje, a sentimientos de hostilidad o a la total ausencia del afecto. Esto se considera normal.

Si en tus relaciones experimentas tanto un sentimiento de «amor» como su opuesto —agresividad, violencia emocional, etc.—, entonces es muy probable que estés confundiendo el apego adictivo del ego con el amor. No puedes amar a tu compañero o compañera un momento y atacarle al siguiente. El verdadero amor no tiene opuesto. Si tu «amor» tiene un opuesto, entonces no es amor, sino la intensa necesidad del ego de una identidad más completa y profunda, necesidad que la otra persona cubre temporalmente. Este es el sustituto de la salvación que propone el ego, y durante un breve episodio parece una verdadera salvación.
Pero llega un momento en que tu pareja deja de actuar de la manera que satisface tus demandas, o más bien las de tu ego.

Los sentimientos de miedo, dolor y carencia, que son parte intrínseca del ego pero habían quedado tapados por la «relación amorosa», vuelven a salir a la superficie.
Como en cualquier otra adicción, pasas buenos momentos cuando la droga está disponible, pero, invariablemente, acaba llegando un momento en el que ya no te hace efecto. Por eso, cuando los sentimientos dolorosos reaparecen los sientes con más intensidad que antes y, lo que es peor, ahora percibes que quien los causa es tu compañero o compañera. Esto significa que los proyectas fuera de ti y atacas al otro con toda la violencia salvaje de tu dolor. Tu ataque puede despertar el dolor de tu pareja, que posiblemente contraatacará .

Llegados a este punto, el ego sigue esperando inconscientemente que su ataque o sus intentos de manipulación sean castigo suficiente para inducir un cambio de conducta en la pareja, de modo que pueda seguir sirviendo de tapadera del dolor.
Todas las adicciones surgen de una negativa inconsciente a encarar y traspasar el propio dolor. Todas las adicciones empiezan con dolor y terminan con dolor. Cualquiera que sea la sustancia que origine la adicción —alcohol, comida, drogas (legales o ilegales) o una persona—, estás usando algo o a alguien para encubrir tu dolor. Por eso hay tanto dolor e infelicidad en las relaciones íntimas en cuanto pasa la primera euforia.

Las relaciones mismas no son la causa del dolor y de la infelicidad, sino que sacan a la superficie el dolor y la infelicidad que ya están en ti. Todas las adicciones lo hacen. Llega un momento en que la adicción deja de funcionar y sientes el dolor con más intensidad que nunca.
Ésta es la razón por la que la mayoría de la gente siempre está intentando escapar del momento presente y buscar la salvación en el futuro. Si concentrasen su atención en el ahora, lo primero que encontrarían sería su propio dolor, y eso es lo que más temen. ¡Si supieran lo fácil que es acceder ahora al poder de la presencia que disuelve el pasado y su dolor, a la realidad que disuelve la ilusión! ¡Si supieran lo cerca que están de su propia realidad, lo cerca que están de Dios! Eludir las relaciones en un intento de evitar el dolor tampoco soluciona nada. El dolor sigue allí de todos modos.

Es más probable que te obliguen a despertar tres relaciones fracasadas en otros tantos años que pasar tres años en una isla desierta o encerrado en tu habitación. Pero si puedes llevar una intensa presencia a tu soledad, eso podría funcionar para ti.



DE LAS RELACIONES ADICTIVAS A LAS RELACIONES ILUMINADAS
Tanto si vives solo como si vives en pareja, la clave es estar presente e intensificar progresivamente tu presencia mediante la atención al ahora.


Si quieres que florezca el amor, la luz de tu presencia debe ser lo suficientemente intensa como para no verte arrollado por el pensador o por el cuerpo-dolor, ni los confundas con quien eres.

Conocerse como el Ser que está debajo del pensador, la quietud que está debajo del ruido mental, el amor y la alegría que se encuentran debajo del dolor, eso es libertad, salvación, iluminación.
Des-identificarse del cuerpo-dolor es llevar la presencia al dolor y así transmutarlo. Des-identificarse del pensamiento es poder ser el observador silencioso de tus pensamientos y de tu conducta, especialmente de los patrones repetitivos de tu mente y de los roles que representa tu ego. Si dejas de investirla de «yoidad», la mente pierde su cualidad compulsiva, formada básicamente por la constante tendencia a juzgar y a resistirse a lo que es, creando así conflicto, drama y más dolor.

De hecho, en el momento en que dejas de juzgar y aceptas lo que es, eres libre de la mente. Has creado espacio para el amor, para la alegría, para la paz.
Primero, dejas de juzgarte a ti mismo; después dejas de juzgar a tu pareja. El mayor catalizador del cambio en las relaciones es la aceptación total de tu pareja tal como es, dejando completamente de juzgarla y de intentar cambiarla. Eso te lleva inmediatamente más allá del ego. A partir de entonces todos los juegos mentales y el apego adictivo se acaban. Ya no hay víctimas ni verdugos, ni acusadores ni acusados.

La aceptación total también supone el final de la co-dependencia; ya no te dejas arrastrar por el patrón inconsciente de otra persona, favoreciendo de ese modo su continuidad. Entonces, o bien os separáis —con amor—, o bien entráis juntos más profundamente en el ahora, en el Ser.

¿Es así de simple? Sí, es así de simple.
El amor es un estado de Ser. Tu amor no está fuera; está en lo profundo de ti. Nunca puedes perderlo, no puede dejarte. No depende de otro cuerpo, de otra forma externa. En la quietud de tu presencia puedes sentir tu propia realidad informe e intemporal: es la vida no manifestada que anima tu forma física. Entonces puedes sentir la misma vida en lo profundo de los demás seres humanos y de las demás criaturas. Miras más allá del velo de la forma y la separación. Esto es alcanzar la unidad.

Esto es amor.
Aunque es posible tener breves atisbos, el amor no puede florecer a menos que estés permanentemente liberado de la identificación mental y tu presencia sea lo bastante intensa como para haber disuelto el cuerpo-dolor, o hasta que puedas, al menos, mantenerte presente como observador. De ese modo, el cuerpo-dolor no podrá arrebatarte el control y destruir el amor.


LAS RELACIONES COMO PRÁCTICA ESPIRITUAL
Como los seres humanos nos hemos ido identificando progresivamente con la mente, la mayoría de las relaciones no tienen sus raíces en el Ser, y por eso se convierten en fuente de dolor, dominadas por problemas y conflictos.

Si las relaciones energetizan y expanden los patrones mentales del ego y activan el cuerpo-dolor, tal como ocurre actualmente, ¿por qué no aceptar este hecho en lugar de intentar huir de él? ¿Por qué no cooperar con él en lugar de evitar las relaciones o de seguir persiguiendo el fantasma de una pareja ideal que sea la respuesta a todos tus problemas o el complemento que te haga sentirte realizado? El reconocimiento y la aceptación de los hechos te permite cierta libertad respecto a ellos. Por ejemplo, cuando sabes que hay desarmonía y lo tienes presente, ese mismo hecho constituye un factor nuevo que no permitirá que la desarmonía se mantenga invariable. Cuando sabes que no estás en paz, ese conocimiento crea un espacio tranquilo que envuelve tu falta de paz en un abrazo amoroso y tierno, y después transmuta en paz la ausencia de paz.

No hay nada que puedas hacer respecto de tu transformación interna. No puedes transformarte a ti mismo y, ciertamente, no puedes transformar a tu pareja ni a ninguna otra persona. Lo único que puedes hacer es crear un espacio para que ocurra la transformación, para que entren la gracia y el amor en tu vida.


De modo que cuando veas que tu relación no funciona, cuando haga asomar tu «locura» y la de tu pareja, alégrate. Lo que era inconsciente está saliendo a la luz. Es una oportunidad de salvación.
Registra cada momento, registra en especial tu estado interno en cada momento. Si estás enfadado, debes saber que estás enfadado. Si te sientes celoso, si estás a la defensiva, si sientes el impulso de discutir, la necesidad de tener razón, si tu niño interno pide amor y atención o si sientes dolor emocional del tipo que sea, conoce la realidad de ese momento y registra ese conocimiento. Entonces la relación se convierte en tu Sadhana, tu práctica espiritual.

Si observas un comportamiento inconsciente en tu pareja, rodéalo con el abrazo amoroso de tu conocimiento y no reacciones.
La inconsciencia y el conocimiento no pueden coexistir durante mucho tiempo, aunque el conocimiento no esté en la persona que actúa inconscientemente, sino en la otra. A la forma energética que reside detrás de la hostilidad y el ataque, la presencia del amor le resulta absolutamente intolerable. Si reaccionas a la inconsciencia de tu pareja, tú mismo caes en la inconsciencia. Pero si a continuación recuerdas que has de conocer y registrar tu reacción, no se pierde nada.

Las relaciones nunca habían sido tan problemáticas y conflictivas como ahora. Como tal vez hayas percibido, su finalidad no es hacerte feliz o satisfacerte. Si sigues intentando alcanzar la salvación a través de una relación, te sentirás desilusionado una y otra vez. Pero si aceptas que la finalidad de las relaciones es hacerte consciente en lugar de hacerte feliz, entonces te ofrecerán salvación, y te habrás alineado con la conciencia superior que quiere nacer en el mundo.
Para quienes se aferren a los viejos patrones, cada vez habrá más dolor, violencia, confusión y locura.

¿Cuántas personas se requieren para hacer de tu vida una práctica espiritual? No te preocupes si tu pareja no quiere cooperar. La cordura —la conciencia— sólo puede llegar al mundo a través de ti. No tienes que esperar a que el mundo se vuelva cuerdo, o a que otra persona se vuelva consciente, para iluminarte. Podrías esperar eternamente.

No os acuséis mutuamente de ser inconscientes. En el momento en que empiezas a discutir, té has identificado con una posición mental, y junto con esa posición estás defendiendo tu sentido de identidad. Entonces el ego se pone al mando. Estás siendo inconsciente. En ocasiones, puede ser apropiado que señales a tu pareja ciertos aspectos de su comportamiento. Si estás muy alerta, muy presente, podrás hacerlo sin que el ego se inmiscuya, sin culpar, acusar ni decir al otro que está equivocado.
Cuando tu compañero o compañera se comporte inconscientemente, renuncia a juzgarle. El juicio sólo sirve para confundir el comportamiento inconsciente de la otra persona con su identidad real o para proyectar tu propia inconsciencia en la otra persona y confundir tu proyección con su identidad.

Esta renuncia a juzgar no implica que no reconozcas la disfunción y la inconsciencia cuando las veas. Significa «ser el conocimiento» en lugar de «ser la reacción» y el juez. Entonces te liberarás totalmente de la necesidad de reaccionar, o reaccionarás conservando el conocimiento, el espacio en el que la reacción puede ser observada y se le permite ser. En lugar de luchar en la oscuridad, pones luz. En lugar de reaccionar a la ilusión, eres capaz de verla y de traspasarla.
Ser el conocimiento crea un espacio claro de presencia amorosa que permite a todas las personas y cosas ser como son.

No hay mayor catalizador de la transformación. Si haces de esto tu práctica, tu pareja no podrá seguir a tu lado y continuar siendo inconsciente.
Si los dos llegáis al acuerdo de que la relación va a ser vuestra práctica espiritual, tanto mejor. Entonces podréis expresar vuestros pensamientos, sentimientos o reacciones en cuanto se produzcan, de modo que no crearéis un desfase temporal que pudiera agriar una emoción no reconocida ni expresada.

Aprende a expresar lo que sientes sin culpar. Aprende a escuchar a tu pareja de manera abierta, sin ponerte a la defensiva.
Dale espacio para expresarse. Mantente presente. Acusar, defenderse, atacar…, todos los patrones diseñados para fortalecer o proteger el ego, o para satisfacer sus necesidades, están de más.

Es vital dar espacio a los demás y también dártelo a ti mismo. El amor no puede florecer sin espacio.
Cuando hayas resuelto los dos factores que destruyen las relaciones, es decir, cuando hayas transmutado el cuerpo-dolor y dejes de identificarte con la mente y las posiciones mentales —y siempre que tu pareja haya hecho lo mismo—, experimentará s la dicha del florecer de una relación.

En lugar de reflejaros mutuamente el dolor y la inconsciencia, en lugar de satisfacer vuestras mutuas necesidades egocéntricas, os reflejaréis el amor que sentís en vuestro interior, el amor que acompaña a la toma de conciencia de vuestra unidad con todo lo que es.
Ése es el amor que no tiene opuesto.

Si tu pareja sigue estando identificada con la mente y el cuerpo-dolor, y tú ya te has liberado, esto representará un gran reto, pero no para ti, sino para tu pareja. No es fácil vivir con una persona iluminada o, más bien, es tan fácil que el ego se siente amenazado.
Recuerda que el ego necesita problemas, conflictos y «enemigos» que fortalezcan su sensación de separación, de la que depende su identidad. La mente no iluminada de tu pareja se sentirá muy frustrada porque no te resistes a sus posiciones mentales fijas, lo que significa que se irán debilitando y temblarán, e incluso existe el «peligro» de que se derrumben, produciendo una pérdida de identidad. El cuerpo-dolor está pidiendo feedback y no lo está obteniendo. La necesidad de argumentar, dramatizar y estar en conflicto no está siendo satisfecha.


RENUNCIA A LA RELACIÓN CONTIGO MISMO
Iluminado o no, sigues siendo un hombre o una mujer, de modo que en lo relativo a tu identidad en la forma sigues estando incompleto. Eres la mitad de un todo. Esta falta de totalidad se siente como atracción hombre-mujer, el tirón hacia la energía de la polaridad opuesta, por muy consciente que seas.

Pero, en el estado de conexión interna, sientes ese tirón en la superficie o en la periferia de tu vida.
Esto no significa que no te relaciones profundamente con los demás o con tu pareja. De hecho, sólo puedes relacionarte profundamente si eres consciente de Ser. Viniendo del Ser, eres capaz de concentrar la atención más allá del velo de la forma. En el Ser, hombre y mujer son uno. Puede que tu forma siga teniendo ciertas necesidades, pero el Ser no tiene ninguna. Ya es completo y total. Si esas necesidades se satisfacen, es muy hermoso, pero no supone ninguna diferencia para tu estado interno profundo. Por eso es perfectamente posible que una persona iluminada, si no satisface la necesidad de una polaridad masculina o femenina, sienta que le falta algo o que está incompleta en el nivel externo de su ser, y al mismo tiempo puede estar totalmente completa, satisfecha y en paz por dentro.

Si no puedes sentirte a gusto cuando estás solo, buscarás una relación para remediar tu inquietud. Puedes estar seguro de que la incomodidad reaparecerá bajo otra forma dentro de la relación, y probablemente pensarás que tu pareja es responsable de ello.


LO ÚNICO QUE TIENES QUE HACER ES ACEPTAR PLENAMENTE ESTE MOMENTO. Entonces puedes estar cómodo en el aquí y ahora, y a gusto contigo mismo.
Pero ¿necesitas tener una relación contigo mismo? ¿Por qué no puedes simplemente ser tú mismo?

Para tener una relación contigo mismo te divides en dos: «yo» y «mí mismo», sujeto y objeto. Esta dualidad mental es la causa fundamental de toda la complejidad innecesaria, de todos los problemas y conflictos de tu vida.
En el estado de iluminación, tú eres tú mismo: «tú» y «tú mismo» se funden en uno.

No te juzgas, ni sientes pena por ti, ni te sientes orgulloso de ti, ni te quieres, ni te odias, etc. La división causada por la conciencia autorreflexiva queda sanada, la maldición desaparece. Ya no hay un «yo» que tengas que proteger, defender o alimentar.


Cuando estás iluminado, hay una relación que dejas de tener: la relación contigo mismo. Una vez que has renunciado a ella, todas las demás relaciones serán relaciones de amor.


*Eckhart Tolle, 2001
Practicando el Poder del Ahora (Título Original: Practicing the Power of Now –Essential Teachings, Meditations and Exercises from The Power of Now)